Sobre la entrevista a Sofliso y las paredes que hablan

Sobre la entrevista a Sofliso y las paredes que hablan

2017. 20 de enero. Cuarto menguante. Barcelona. A las tantas menos tres. Aún no había pasado el último tren. Andrea, Marta y yo despeinábamos las calles del Raval en busca de un lugar donde solo sirvieran vino. Daba igual si bueno o malo, total, no tenemos ni idea. Todo porque las tres estábamos nostálgicas por cosas insuperables que no consigo recordar.

Marta, la más perdida, nos guiaba. Yo me lamentaba porque odio caminar sin rumbo -a pesar de que es lo único que hago -, y Andrea gritaba a las paredes exigiendo que nos dieran una señal.

No sé muy bien cómo fue lo que ocurrió a continuación. De repente habíamos llegado ante una pared horrible, oscura y fascinante en la que alguien había dejado un retrato femenino de ojos claros, acompañado de tres citas del filósofo Lao Tzu. Sin mediar palabra supimos cuál era para quién.

Para Marta: Si quieres estar completa, vacíate.

Para mí: Si quieres renacer, permítete morir.

Para Andrea: Si quieres tenerlo todo, despréndete de todo.

La euforia de ese momento no se podría haber conseguido ni con el vino más cargado de la ciudad. Todo tenía sentido, y Andrea había conseguido que la pared nos hablase. Y queríamos saber a quién pertenecía esa obra, preguntarle cosas, contarle nuestra ridícula y estrambótica historia.

Vimos que el cuadro estaba firmado. «Sofliso». Un segundo después, Marta ya la había localizado en Instagram. Nos pusimos en contacto con ella y le pedimos una entrevista, a la que accedió encantada.

Sofliso, Sofreeso o Sofia Frei es una artista y diseñadora gráfica sueca. Su misión como artista es pintar las emociones que a menudo son enterradas o tachadas de inoportunas. En un mundo de máscaras, ella decide dar la cara y repartir pedacitos de su alma por el mundo. Y por algún capricho cósmico, se topó con nuestra ciudad y decidió dejar esos tres – no uno, ni dos- mensajes en la pared en la que la conocimos. Le damos las gracias.

Dan ganas de conocerla mucho más que esto:

  • ¿Cómo empezó todo?

Mi padre es diseñador gráfico. Yo crecí rodeada de arte, e inevitablemente pasó a formar parte de mí. De niña, mis hermanos y yo jugábamos imitando a mi padre: siempre dibujábamos. Me fascinaba por ver cómo él lo hacía, cómo lograba un retrato a partir de un montón de garabatos sin sentido. Además, siempre me he sentido atraída hacia el Streetart. Empecé de forma activa en 2015, tras conocer a un artista increíble a la par que una persona muy especial. Él me ha animado y me ha inspirado aún más dentro de este mundo.

  • ¿En cuántos países has dejado tu marca?

En España, Suiza, Bosnia y Herzegovina, Reino Unido, Alemania, Canadá y Brasil.

  • ¿Qué criterios sigues para elegir las ciudades?

Puedo seguir varios criterios. Por ejemplo, hay muchísimos lugares en los que el Streetart puede convertirse en el centro de atención, y si pintas en ellos tienes mucha visibilidad.

Pero no olvidemos cómo se ha facilitado este trabajo en 2017: con las redes sociales puedes expandir tu arte a cualquier parte del mundo. Personalmente, como “recién nacida’’ en este universo, hasta ahora no me he preocupado demasiado “por ser vista’’; me he centrado más en aprender técnicas y encontrar mi estilo propio.

  • ¿Lo que haces es legal? ¿Has tenido problemas en el pasado?

Desafortunadamente, mucha gente aún piensa que el graffiti y el Streetart son sinónimos de bandalismo. Yo siempre me aseguro de que las paredes donde pinto son legales y me comprometo a tener los permisos necesarios. Sin embargo, como con todo, ¡siempre hay una excepción que confirma la regla! ;)

  • ¿Tus retratos son de personas que conoces?

Estoy constantemente inspirada por todo: fotos del periódico, webs… Empiezo tomando la foto en mi cabeza de las personas para luego retratarlas; de esa manera tengo la posibilidad de personalizar más aún mi arte.

  • ¿Desde cuándo has estado haciendo esto? ¿Te ves en un futuro?

Crecí junto al arte, siempre estuve en contacto con el papel y los colores. El arte es parte de mí, por lo tanto estoy segura de que siempre estará presente en mi futuro.

  • ¿Qué cosas te inspiran?

La vida, las emociones, el miedo, el coraje… El caos insaciable que todas las personas pueden llegar a sentir, pero que esconden tras una sonrisa y un «estoy bien, gracias». Es por esto que me centro en las miradas: los ojos no mienten.

  • ¿Qué intentas decir con tu trabajo?

Mi trabajo es, ante todo, una obra sobre mí misma. Cada uno de mis cuadros ha nacido de una emoción personal: felicidad, tristeza, crispación, curiosidad… Me toma mucho valor enseñar a todo el mundo mis sentimientos más íntimos, y me alegro si eso puede ayudar a los demás a ser más conscientes de los suyos.

Todos hemos de entender que no es un error mostrar lo que sentimos. Personalmente, creo que vivimos en un mundo de demasiadas máscaras. ¡Está bien dar la cara! Está bien mostrar debilidad, está bien hablar sobre tus miedos y heridas. Además, es muy terapéutico.

  • El retrato que encontramos en Barcelona está en una pared casi escondida. ¿Por qué esa pared? ¿Y por qué ese retrato?

Cuando busco una cara para retratar no persigo la belleza, sino que busco algo que me toque emocionalmente; una mirada, una cara, una emoción… A partir de ahí todo cae en su lugar: qué colores usar, si debo escribir una reflexión o no, qué escribir, qué emociones estoy sintiendo…  Elegir dónde dejar mi obra también es algo automático. Puedo andar por diez minutos o por dos horas…. y cuando veo el lugar perfecto, simplemente lo sé.

Related Posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.